Dental, Ortodoncia

Composite dental: ¿qué es y cuándo se utiliza?

composite dental

La época de los empastes metálicos, aparatosos y de difícil encaje forman parte, por fortuna, del pasado. Gracias al composite dental, hoy es posible restaurar dientes, salvar desperfectos, erosiones y oquedades producto de las caries y otro tipo de desgaste con total comodidad. El composite, de hecho, es un remedio eficaz contra las caries, pero también para reparar daños, bien sean por la edad o la fragilidad de la boca, o bien por accidentes y distintos traumas fortuitos, como golpes o caídas.

El composite se usa en odontología con muy alta frecuencia, pues estas resinas compuestas, que así se llaman también, ofrecen resultados muy satisfactorios como material de relleno. Se componen de materiales orgánicos e inorgánicos y de distintos tipos de minerales, como la zirconita, el cuarzo y silicatos de aluminio, en un compuesto que requiere de un concienzudo trabajo por parte de los laboratorios dentales.

 

Tipos de composite

A pesar de su uso ya democratizado, no todo el mundo sabe a ciencia cierta qué es el composite dental, ni para qué sirve. En pocas palabras, podemos decir que se trata de un compuesto mineral con dos funciones principales: rellenar caries y restaurar dientes dañados. Una especie de pasta reparadora que se ajusta al color del diente de cada paciente para generar un resultado estético muy satisfactorio.

Los distintos composites que se emplean en las clínicas dentales vienen determinados por el tamaño. Así, se pueden encontrar composites de macrorrelleno o composites de microrrelleno, según sea la superficie a restaurar. Los avances en tecnología y en investigación han generado incluso tecnología nano aplicada al composite que permite llegar donde nadie más llegó antes.

 

tipos composite dental

 

Composite fluido

Así como el composite dental se caracteriza por su aspecto compacto, a pesar de su sorprendente maleabilidad y capacidad para adaptarse a las distintas ‘orografías’ dentales, el composite fluido va un poco lejos. Se usa sobre todo para alcanzar aquellas regiones dentales de difícil acceso, caries de tamaño ínfimo y pequeñas fisuras y poros que conviene sellar.

Es un material muy flexible que resulta de gran utilidad para hacer trabajos delicados y que aporta un grado de satisfacción muy alta en los pacientes, así como unos resultados que toda clínica que busque la excelencia debe perseguir.

Buenas sensaciones

Además de estos óptimos resultados, los tratamientos con composite son asequibles para el bolsillo del paciente medio, por lo que cada vez son más demandados. Contar con los mejores especialistas en este tipo de materiales es una exigencia cada vez más a tener en cuenta en las mejores clínicas dentales.

Si quieres ampliar información sobre este y otros temas relacionados con la gestión de las clínicas dentales, no dudes en contactar con Klinikare.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *